Aquellos usuarios que hagan uso de Gmail y les preocupe la privacidad deben tener claro algunos aspectos curiosos y preocupantes, lo cierto y lo concreto es que, no importa qué es lo que hayas comprado, si buzos, pantalones, cargadores, o un libro electrónico en Amazon, si lo hiciste utilizando una cuenta de Google en los últimos 15 años, Google lo sabe y lo continuará sabiendo, aunque borres tu cuenta de Gmail.

Según un estudio revelado por la propia CNBC, Google aloja cada uno de estos datos de todos sus usuarios, más allá de que se haya borrado el historial de la cuenta, del navegador, o la propia cuenta, más allá de que la compañía jura y perjura que no son empelados con fines publicitarios, las sospechas no escasean.

Aparentemente, la compañía no estaría siendo lo suficientemente clara respecto a sus políticas de privacidad, a pesar de que los propios jefes de google informaban que, estos datos, eran almacenados solamente si el usuario quería voluntariamente, con una finalidad concreta, mejorar el servicio de Google Assistant.

Pero, aunque Google haya hecho estas declaraciones, y además, ofrezca la posibilidad de borrar manualmente las compras que se realizaron, la CNBC consiguió comprobar que ese borrado no tiene efecto y los datos históricos permanecen en los servidores del gigante de las búsquedas.

Así, la compañía una vez más ha tenido que rendir explicaciones al público, no solo eso, sino que lo ha debido realizar en un entorno que está sumamente preocupado por cada noticia que vemos surgir acerca de cómo manejan las empresas la información personal en Internet.

Nuevamente Google hizo hincapié en que se trata de recolección de datos con fines concretos para mejorar la experiencia de usuario, manteniéndose los datos ajenos a sistemas de publicidad y demás sistemas que suelen generar sospechas. Aunque claro, las palabras no convencen y la ineficiencia del borrado histórico de los datos no hace más que justificar la aparente falta de garantías.